Imaginemos la siguiente escena. A un lado del charco, analistas de las principales firmas de capital riesgo norteamericano analizan presentaciones y métricas de diversas startups que buscan inversión. A este lado, se produce la misma escena entre fondos y compañías locales. ¿Qué criterios llevarán a esos venture capital a decidir invertir en los mejores sectores

 

Mejores sectores para invertir en startups

Los filtros que aplican los fondos de capital riesgo de uno y otro lado responden a una lógica de mercado que es universal, maximizar el beneficio. Más si cabe en un sector donde la mortalidad de las compañías es muy elevada y quienes triunfan tienen que pagar la fiesta de los que se han quedado por el camino.

“Invertimos en cosas que, si funcionan, puedan convertirse en algo realmente grande, con una tremenda escalabilidad”, apunta Enrique Penichet, cofundador de Draper B1. “Preferimos software a hardware, este último frena la escalabilidad y globalización”, lo que se traduciría en un menor retorno si la solución terminase prosperando.

Además de referentes que demuestren que sí se puede, tejer un ecosistema emprendedor más interconectado, que atraiga talento foráneo y despierte talento local, y disponga de un mayor acceso a la inversión, es clave para facilitar más casos de éxito. Especialmente si tenemos en cuenta que “España es uno de los 25 países del mundo con más doctorados, pero gran parte del talento sigue desplazándose al exterior”, apunta Patricia Pastor, directora de GoHub.

 

Invertir en el mundo que viene. Verticales que seducen al capital riesgo

Identificados los ingredientes base, toca definir cuáles son los verticales donde pueden darse en mayor cantidad y, por tanto, maximizar las posibilidades de retorno y escalabilidad. “Actualmente nos fijamos en soluciones vinculadas a blockchain, inteligencia artificial, fintech, DeFi, la conocida como ‘passion economy’, y Saas B2B donde hay grandes oportunidades aún por tomar”, señala Enrique Penichet desde Draper B1.

En busca de una mayor rentabilidad si cabe, “también seguimos de cerca todo el mundo de las criptomonedas así como la SpaceTech”, este último un nicho de especial interés para el fundador de la matriz Tim Draper. “Él dice que invierte en tecnología que parece de ciencia ficción”, cuenta Penichet.

Precisamente, por el hecho de tener una estructura permanente en USA, compara no sólo los criterios de inversión que puedan tener los diferentes fondos sino también el material que analizan, es decir, las startups. “En España vemos mucho proyecto viable, con altas probabilidades de funcionar y que son una buena oportunidad para el emprendedor”, pero no siempre para el fondo que busca un gran retorno. Hay que saber cuáles son los mejores sectores para invertir.

Son los llamados ‘copycat’ o ‘me too’. Una startup que funciona en un mercado foráneo y que no tiene todavía presencia local. “Difícilmente van a ser una solución líder global”, indica el responsable de Draper B1. Es más, se busca justo todo lo contrario, “nos gusta que nos sorprendan y ver cosas que nunca hubiésemos imaginado”, traslada el inversor valenciano.

Como ejemplo, dos de sus participadas. “Cuando invertimos en Streamloots, quién iba a decir que la gente compraría objetos virtuales que proponen sus streamers favoritos… o en Easy Virtual Fair, la plataforma líder global de ferias virtuales de empleo…”, ideas que a primera vista parecen ‘de ciencia ficción’, pero que han terminado por convencer a más inversores.

“Nos gustan cosas singulares, innovadoras y que puedan ser líderes en el mercado más competitivo (Estados Unidos) y por ende en el mundo”, resume Penichet. Aunque la balanza a la hora de analizar proyectos todavía no está decantada hacia ese tipo de soluciones, más bien predomina el ‘copycat’, de ahí la importancia de que los emprendedores valencianos tengan referentes para inspirarse como puede ser el caso de Flywire.

Hemos mejorado mucho, pero aún nos falta creernos un poco más que desde aquí podemos montar algo que sea una solución global y líder”, concluye el experto de Draper B1.

 

A grandes problemas, grandes soluciones…tecnológicas. El auge de las ‘deeptech’

Y es que, si los fondos buscan soluciones ‘innovadoras, singulares y que puedan ser líderes en los mercados más competitivos’, las empresas ‘deeptech’ pueden ser la respuesta, especialmente si se centran en resolver grandes problemas sociales, como apunta Patricia Pastor desde GoHub. “Monitorización de consumos, patrones de comportamiento, gestión de clientes, deslocalización del trabajo, simulación de operaciones, gestión remota de infraestructuras…”, son algunos de los ejemplos que cita.

“La inteligencia artificial, el internet de las cosas, la conectividad 5G, la realidad aumentada, o la ciberseguridad engloban las tecnologías que nos ayudan a analizar, predecir y tomar decisiones más eficientes”, en el caso de GoHub, para tres sectores muy concretos: Watertech, Industria 4.0, y Smart Cities”.

Es la ‘ciencia ficción’ de la que hablaba Peter Draper y que desde GoHub aterrizan en ideas concretas como “soluciones que ayuden con la pronta detección de desastres naturales; captación de datos únicos vía imágenes satelitales o IoT para crear mejores modelos de riego; soluciones de mantenimiento predictivo y prescriptivo en Industria 4.0; o ciudades inteligentes para mejorar la movilidad de las personas de forma eficiente”, algunas de ellas ya presentes en el portfolio de participadas de la aceleradora valenciana, como pueden ser Divirod o Fracttal.

mejores sectores invertir

 

En su análisis del momento actual, Pastor señala que “desde GoHub vemos una gran oportunidad en conectar universidades, ingenieros, y científicos de primera clase con el sector privado, pero para ello se requiere una mayor inversión en empresas con TRLs bajos”, en referencia al nivel de madurez de la tecnología de algunas de estas soluciones que todavía se encuentran en fase experimental.

“Muchas corporaciones españolas son líderes en sectores como energía, farmacia, agricultura, infraestructura y transporte, agua… y entienden lo tedioso que es trabajar y escalar tecnología, por lo que si somos capaces de trabajar con estas startups no solo podemos aumentar el número de deeptechs exitosas, también facilitar la inversión en un sector que requiere mucho más tiempo en escalar, facturar y cerrar contratos”, analiza la responsable de GoHub.

 “Creemos que los VCs tradicionales empezarán a lanzar fondos conjuntamente con grandes corporaciones o querrán tener más oportunidades de inversión de ciertos sectores para empezar a meter cabeza en soluciones deeptech”, vaticina.

 En este mismo sentido intervenía Nacho Mas, CEO de Startup Valencia, en un reportaje sobre emprendimiento publicado recientemente en El País. “Centros de estudio, grandes empresas y administraciones públicas deberían considerar que una parte importante del futuro podría estar basado en innovación y tecnología con proyectos y empleos de alto valor añadido”, animando a todos ellos a “apoyar firmemente el nacimiento de startups nuevas y disruptivas como están haciendo en otros países”, concluye.

 

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

¡ÚNETE!

Share

Fernando Ballester

Fundador de Reportaro y consultor de negocio digital en Yeeply.