Cuando un emprendedor busca asesoramiento, es fundamental que se cruce en su camino con personas que reúnan los conocimientos financieros y de negocio para trazar un plan de desarrollo adecuado, pero que al mismo tiempo entiendan la naturaleza de una startup y el ‘salto al vacío’ que supone lanzar proyectos con un alto grado de innovación y modelos de negocio disruptivos.

Todas estas condiciones las reúne Jaime Esteban, miembro de la Junta Directiva de Startup Valencia y quien a finales de 2018 lanzó SpeedOut Advisory, su consultora de servicios profesionales para startups y pymes a las que acompaña en su consolidación y crecimiento desde la definición estratégica, la planificación financiera o el liderazgo, entre otros ámbitos.

En sus céntricas oficinas de Valencia nos ha atendido para radiografiar el estado actual del ecosistema valenciano de startups, el panorama general de inversión con la coyuntura macroeconómica que se cierne, y la propia trayectoria de SpeedOut, emprendimiento que se decidió a poner en marcha tras más de una década dirigiendo operaciones de inversión en organizaciones de renombre como Angels o Lanzadera, entre otros. 

 

¿Cómo definirías el momento que vive el ecosistema valenciano de startups?

“El ecosistema está en plena ebullición. Esto va por ciclos y aquí ha habido una evolución brutal. Si nos vamos a principios de los 2000, decías la palabra ‘startup’ por Pintor Sorolla y te miraban raro… Después vino la ola de aceleradoras con los Bbooster, PlugandPlay, Lanzadera, Demium… en un momento donde cada vez más personas se planteaban como opción montar una compañía tecnológica de alto crecimiento. Actualmente, me da la sensación de que estamos en un punto de madurez del ecosistema como demuestra la existencia de compañías consolidadas, eventos como Valencia Digital Summit que se van abriendo hueco en la agenda internacional, talento de fuera que se instala en nuestro ecosistema… Son los frutos de aquellos inicios, el poso de las cosas bien hechas desde el que crecer por ejemplo con una mayor interacción entre startups y corporates.”

 

¿Por qué es importante que se produzca esa colaboración?

“Un ecosistema maduro se consolida cuando el sector industrial y las pymes más establecidas giran la vista a la startup en busca de soluciones. Es el paso en el que estamos, no es algo todavía asumido por la mayoría de la industria, pero cada vez vemos más procesos de Corporate Venturing. Es un cambio cultural que se está produciendo y permite a la startup resolver problemas reales de la industria, que es quien va a comprar su producto o servicio.”

 

Sobre este asunto, en una sesión reciente en Forinvest se planteaba la cuestión de que la startup tenga que estar persiguiendo a la corporate, ¿por qué cuesta tanto al sector tradicional volver la vista hacia el innovador?

“Es una cuestión cultural de la propiedad o de la dirección. No están acostumbrados. Lo he vivido en las primeras ediciones con Lanzadera, por ejemplo, cuando no se percibía con seriedad a los emprendedores por su aspecto más de andar por casa… El cambio de estereotipo cuesta, pero se termina imponiendo cuando suceden los primeros acercamientos e interacciones. Me gusta concebir el ecosistema innovador como un escenario global en el que también actúen los centros de conocimiento como universidades, institutos tecnológicos, parques científicos… Están produciendo mucho valor y no puede quedarse estanco, tenemos la obligación de aprovecharlo porque esos resultados de investigación son potenciales compañías, bien en forma de spin-off o de startup. Cuando este triángulo amoroso confluya, viviremos un nuevo despegue del ecosistema. Posiblemente se lograría con un tejido inversor más potente.”

 

Volviendo a una visión global del ecosistema, ¿qué puntos clave identificas en el roadmap de Valencia para consolidarse como tercera plaza emprendedora en España y un hub en alza a nivel internacional?

“Creo que la atracción de talento es la clave actualmente. No ser solo un destino de referencia para el talento extranjero, también conseguir repatriar talento valenciano que están por todo el mundo haciendo cosas innovadoras. Tenerlos de vuelta es vital por todo su conocimiento y porque pueden servir de puente con otros ecosistemas. Por otro lado, tener un evento de referencia que esté en la planificación del mundo emprendedor cuando uno hace su agenda de eventos a principio de año. En este sentido, Valencia Digital Summit está creciendo y creo que ayudaría que otras citas que se realizan a lo largo del año se integrasen en VDS a modo de evento único de nuestro ecosistema. Por último, un ecosistema maduro también debe saber comunicar adecuadamente sus casos de éxito y ponerlos en valor. A veces me sorprendo porque encontramos startups locales que no están en el radar de nadie y hacen cosas espectaculares.”

 

Hablas de talento y precisamente estamos viendo algunos despidos masivos en grandes tecnológicas y startups que recientemente habían conseguido grandes rondas de inversión, ¿es un toque de atención?

“La economía son ciclos y en Estados Unidos ha habido un período muy agresivo, casi artificial, donde se han inyectado cantidades ingentes de dinero en compañías, incluso en algunas que tenían un balance con pérdidas muy abultadas y sólo con el objetivo de hinchar algunas métricas y lograr su salida a bolsa para recuperar la inversión. Si esto sucede en repetidas ocasiones, se crea una burbuja…y llega un momento en el que pincha. Tiene que haber un negocio detrás que funcione, una cuenta de resultados, un EBITDA… No se trata de ser grande porque estás levantando capital. El mercado nos está dando una lección con esta corrección y debemos mirarla y aprender.”

 

Otra de las tendencias que tienen a algunas compañías divididas es la vuelta a la oficina o el teletrabajo, ¿qué opinas al respecto?

“Hubo un momento en el que nos parecía raro que una startup tuviera a su equipo deslocalizado, pero con la pandemia se ha demostrado que el trabajo en remoto es compatible con el funcionamiento de las compañías. Pero considero que los equipos, cuando están juntos, tienen un mayor nivel de creatividad por esa espontaneidad que sólo surge si hay contacto.”

 

Hemos hablado de talento, de la relación startup y corporate, del papel de la pyme innovadora, de los centros de conocimiento… ¿Qué rol juega SpeedOut en este tablero?

“Somos una compañía joven con cuatro años de vida, pero integrada por un equipo sumamente experimentado. Los servicios que ofrecemos tienen un componente circular: asesoramiento financiero y búsqueda de capital; definición de estrategia corporativa; acompañamiento a compañías consolidadas en su aproximación al mundo startup y a los centros de conocimiento (institutos, universidades…) en busca de innovación; apoyo a inversores que buscan compañías a las que aportar capital. Estas cuatro grandes áreas se tocan entre sí y es muy habitual que creemos sinergias entre nuestros propios clientes. Además, se nos presupone especialmente vinculados al mundo startup, pero la realidad es que también tenemos una gran cantidad de negocio con compañías más tradicionales. Huimos de las estrategias de inversión ‘etiqueta’, es decir, las que se centran en ‘SaaS’, ‘marketplace’ o la palabra que esté de moda… especialmente ahora, muchos inversores sienten gran interés por compañías que facturan, generan negocio y tienen una cuenta de resultados sana.”

 

¿Cómo valoras el papel de Startup Valencia en el crecimiento del ecosistema?

“Me parece ejemplar en todos los aspectos. Es el actor principal del ecosistema y el catalizador de que aquí sucedan cosas. Startup Valencia se ha convertido en un generador de atracción de talento, de conexión con la administración y la industria, de dinamismo… El papel de todo el equipo es sobresaliente, con una misión en la que todos creemos y con espíritu abierto, inclusivo y colaborativo. Si eres una startup que todavía no está asociada, o una corporate interesada por el mundo del emprendimiento tecnológico, te recomiendo acercarte a Startup Valencia.”

 

 

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

HAZTE PARTNER