Movilidad sostenible en ciudades e impacto ecológico

En el mundo de la rapidez y la comodidad, coger el coche para ir a cualquier parte es un hábito diario instalado en la vida de muchas personas. Para ir a trabajar, llevar a los niños al colegio, hacer un recado, ir hasta el otro lado de la ciudad… Aunque su destino esté a escasos minutos andando o cogiendo algún medio de transporte público, siempre optan por la opción del coche para desplazarse. ¿Hemos pensado en las ventajas de la movilidad sostenible? 

Esto tiene un impacto negativo en la sostenibilidad del medio ambiente, un problema del que parte de la población todavía no está concienciada. El excesivo tráfico a motor impacta directamente en la contaminación de las ciudades y, en consecuencia, en la salud de las personas que respiran ese aire. Por eso, es necesario mirar hacia el futuro con un cambio de mentalidad, pensando en el bien del planeta y de quienes lo habitamos.

Aunque todavía queda mucho por hacer para reducir la movilidad en coche, moto o cualquier vehículo a motor, cada vez son más las personas que se suman a la movilidad sostenible en las grandes ciudades. Hay quienes optan por ir andando, pero, la figura estrella en este caso es la bicicleta.

 

Ventajas de desplazarse en bicicleta: Movilidad sostenible

En este intento por dejar a un lado los vehículos a motor, surge con fuerza la bicicleta, un medio de transporte que, sin duda, trae numerosos beneficios tanto a nivel individual como colectivo. Y es que, no solo ayuda a reducir la huella de carbono, sino que, además, es la opción perfecta para moverse por la ciudad de forma saludable.

Frente a los vehículos a motor

La bici tiene además la ventaja de que evitas los atascos, esperas y agobios propios del tráfico. Algo que repercutirá directamente en tu estado de ánimo, ya que moverte con libertad, de forma rápida y sin interrupciones te hará llegar a tu destino de mejor humor. Además, podrás calcular el tiempo que tardas en llegar a los sitios y olvidarte de llegar tarde a tus obligaciones por culpa del tráfico.

Frente a los patinetes eléctricos

También existe la posibilidad de utilizar patinetes eléctricos, aunque tiene algunas desventajas como, por ejemplo, la de que pueden quedarse sin batería a mitad de camino o la dificultad para dejarlo aparcado en la calle. Esto no ocurrirá si tienes una bicicleta, ya que puedes aparcarla en cualquier parking de bicis de la ciudad y solo necesitas tu propio esfuerzo para moverte con ella. 

Y, si lo que quieres es un poco de ayuda, existen opciones como las bicicletas híbridas, que combinan el motor eléctrico y tu fuerza, que te seguirán ofreciendo las ventajas mencionadas con el añadido de la batería eléctrica.

Frente al transporte público

Otra opción de desplazamiento algo menos negativa que los coches es el transporte público, bien sea el autobús o el metro. Dos opciones que, tras la pandemia, han perdido fuerza. Ya no todo el mundo quiere montarse en un espacio cerrado junto a decenas de personas más en el que no puedes guardar distancia. El agobio de ir con tantas personas, sumado a las esperas o al tener que estar pendiente de horarios, son aspectos que hacen que la bicicleta sea una opción que para muchos está por encima.

movilidad sostenible

 

Contribuir a reducir la contaminación a través de la movilidad sostenible

Con el objetivo de lograr ese cambio de hábitos tan necesario y de apostar por la movilidad sostenible en las grandes ciudades, que son las que más sufren los efectos negativos de la contaminación al haber más tráfico, surgen startups como Kleta. Por si no quieres o puedes comprar una bicicleta con la inversión que eso supone, existen servicios que te ofrecen la posibilidad de tener tu propia bici a través de una suscripción.

La bicicleta es la opción ideal para ir a trabajar, estudiar, ir hasta otra zona de la ciudad o simplemente para pasear o hacer deporte. Puedes ir a tu ritmo, sin estar pendiente de horarios ni de esperas -como ocurre cada vez que vas a coger el transporte público- y, además, ahorras el montón de dinero que te gastas en gasolina.

Y, como ves, existen diferentes opciones, y muy buenas, para hacerte con una y poner tu granito de arena en el cuidado del medio ambiente. Ahora solo es necesario que decidas apostar por incluirla y utilizarla en tu día a día. Depende de ti, y del resto de ciudadanos, avanzar hacia un mundo sostenible, donde, por qué no, la bicicleta sea el principal medio de transporte. 

¡Basta con empezar a usar tu bicicleta a diario y recomendar su uso a tu círculo más cercano para avanzar poco a poco hacia el objetivo!

 

Ciudades con carriles bici

Si bien es cierto que depende de todos como ciudadanos que se incremente el uso de la bicicleta y se deje a un lado los vehículos a motor, también es una cuestión en la que las autoridades juegan un papel importante. Aprovechar ese altavoz para concienciar y difundir los beneficios que tiene desplazarse sobre dos ruedas, tanto para las ciudades y el medio ambiente, en general, como para las personas, en concreto, será de gran ayuda para ir hacia un mundo más sostenible.

Algo en lo que sí se está avanzando es en la implantación de carriles bici. En los últimos años han crecido en número y en calidad, lo que hace que cada vez más personas se animen a moverse en bicicleta. Que la ciudad cuente con buenas conexiones entre sus diferentes zonas y se separen los espacios para ir en bici de la carretera y los coches, son dos puntos muy positivos para decantarse por este medio de transporte, creando redes de movilidad sostenible. Sin ir más lejos, ciudades como Barcelona ya cuentan con una buena infraestructura dedicada a la bici y otras como Valencia están apostando por su desarrollo.

En definitiva, un planeta en el que nos movamos en bicicleta será mucho más sostenible y saludable. ¿Lograremos alcanzar algún día lo que hoy todavía parece una utopía? Si en lugares como Holanda, donde la bici supera en un grandísimo porcentaje al coche, se ha conseguido que así sea, podemos pensar que no hay nada imposible. Solo hace falta un cambio de mentalidad y de hábitos. Así que, ¡coge tu bici y a pedalear!

 

 

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

Trabajar juntos
nos hace más fuertes

¡ÚNETE!